Los mejores consejos para cuidar la planta siempreviva

Cómo cuidar la planta siempreviva

Cuidados de la siempreviva

La siempreviva, también conocida como planta inmortal, flor de paja o flor de papel, es una planta herbácea de la familia de las Asteraceae. Originaria de Australia, puede ser cultivada en casi cualquier lugar del mundo. Dependiendo de su variedad, puede ser anual o bienal y alcanza una altura de entre 30 y 80 centímetros, lo que la convierte en una opción ideal para interiores.

Sus hojas son alternas y pueden ser lineales o lanceoladas, mientras que sus flores están formadas por varias brácteas coriáceas de colores brillantes, combinando amarillo, rosa, rojo y blanco. Su periodo de floración es bastante largo, lo que la convierte en una opción interesante tanto para exteriores como para interiores. Además, sus flores son perfectas para ser cortadas y secadas.

¿Cómo se cuida la planta siempreviva?

A continuación, explicaremos detalladamente cómo cultivar y cuidar la siempreviva:

Iluminación

La siempreviva necesita estar expuesta al sol durante varias horas al día. Si se encuentra en el interior, es recomendable ubicarla en la ventana más soleada para que pueda desarrollarse correctamente.

Temperatura

La siempreviva es muy resistente a las altas temperaturas del verano, pero no lo es tanto a las bajas temperaturas del invierno. Si vives en una zona donde se presentan heladas, durante esta época necesitará estar en el interior de la vivienda o en un invernadero.

Riego

El riego debe ser frecuente, aproximadamente cada 2-3 días, pero en poca cantidad. La planta debe estar siempre húmeda, pero no encharcada.

Suelo

La siempreviva requiere de un suelo con buen drenaje.

Poda

Es recomendable eliminar las flores marchitas para prolongar la duración de la floración.

Artículo Relacionado  Formas de consumir el níspero: opciones y recetas.

Enfermedades

La enfermedad más común que puede afectar a la siempreviva es el Mildiu, causado por un hongo. Se debe prestar atención a los síntomas y tratarla adecuadamente en caso de ser necesario.

Multiplicación

La multiplicación de la siempreviva se puede realizar mediante la división de macollas en primavera u otoño. También se puede propagar a través de semillas en invierno o primavera.

Germinación

La germinación de las semillas de siempreviva requiere de 10 a 20 días a una temperatura de 18°C.

Si deseas leer más artículos relacionados con el cultivo y cuidado de la siempreviva, te recomendamos que explores nuestra categoría de Cultivo y cuidado de las plantas.

También te puede interesar:

  • Cuidados y cultivo de los crisantemos
  • Cultivo y cuidados de los helechos
  • Cultivo y cuidados de la celosa
  • Cultivo y cuidados de la lantana

Gracias por leer sobre cómo cuidar la planta siempreviva. Espero que esta información te haya sido útil. Si tienes alguna pregunta o duda, no dudes en dejarme un comentario y estaré encantado de ayudarte. ¡Cuídate y hasta la próxima!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Éste sitio web almacena cookies para mejorar la experiencia de navegación. Más info...